Páginas vistas en total

jueves, 4 de abril de 2013

La primavera, los eventos y la dieta ...

Llega la ansiada primavera. Los días son más largos, las faldas más cortas y empezamos a relegar las medias al armario.
¡Cuánto buen rollo! Sí ..., pero también llegan las odiadas alergias, las tormentas inesperadas y, ¡oh! ¡Dios mío! los eventos BBC (bodas, bautizos y comuniones)
Uno de estos eventos es el que me lleva por la calle de la amargura. Después de tener el look completo comprado, probado y requeteprobado cuando llega la prueba final me doy cuenta de que los michelines no se camuflan tan bien como yo pensaba y, es entonces cuando empieza a navegar por mi cabeza la tan temida palabra, esa que nos pone de los nervios; la DIETA.
La dieta es una de esas palabras odiosas que intentas esquivar convenciéndote de que aún te queda tiempo, de que no estás tan mal y de que la vecina de enfrente está infinitamente peor con ese traje de baño de rayas azules; aún así sucumbes y piensas: -mañana me pongo a dieta. Y, lo que aún es peor: - voy a hacer también un poco de ejercicio a ver si así cojo la rutina
Y cuando llega mañana, te tomas un escueto desayuno de galletas María mojadas en la promesa de no picar entre horas y aderezado con un está-vez-lo-voy-a-conseguir; te pones a buscar las deportivas que sabe Dios dónde las dejaste cuando las usaste por última vez allá por el Paleolítico, enchufas el vídeo de Youtube de la profesora perfecta con ejercicio-fácil-y-divertido-para-adelgazar y te pones a sudar como un pollo durante media hora. 
Respira, estira e intenta recomponerte, mientras ella te mira con esa cara estupenda, como si acabara de salir del spa, apaga el vídeo, piensa en  los dos litros de agua que vas a tener que beber a lo largo del día, date una ducha con agua fría al final para fortalecer la piel, hidrátate bien no vaya a ser, prepara una comida acorde a la dieta mientras ves a Arguiñano en la tele cocinando un plato de pasta con su salsa y su carne, ponte a salivar, desespérate, roza la depresión.
No pasa nada,me digo, todo tendrá recompensa y mañana será todo menos malo y difícil, y sino ... qué le den a la dieta y al vestido que yo estoy estupenda y a quién no le guste pues que no mire; mientras tanto yo os espero tomándome un trozo de tarta de queso con un café grande, con leche y con mucha azúcar.
¡Qué dura es la primavera!
Eleanor Rigby. 

1 comentario:

  1. Me he reído mucho, quería seguir leyendo más y más.
    Como mujer me siento muy identificada, has hablado representando a muchas a las que comer nos parece un placer... Es un esfuerzo el adaptarnos a esta nueva sociedad tan hedonista y con culta al cuerpo por encima de todo.
    Espero leer como va esa dieta, seguro que estás estupenda y esos michelines son 2 kg,
    Un beso
    Ana

    ResponderEliminar